No se puede discutir que la contemplación de la naturaleza nos brinda momentos inigualables que son ideales para reconectarnos con nuestra esencia y cultivar la vida en familia. Es por ello que, cuando soñamos con una vivienda ideal, casi siempre la imaginamos rodeada de vegetación, aire puro, árboles frutales, jardines y paisajes idílicos.

¿Pero es realmente cierto que la naturaleza nos beneficia en términos de salud y felicidad?

El encanto de la Naturaleza

Vivir rodeado de áreas verdes y espacios al aire libre mejora nuestras emociones. Lo anterior no es solo una sospecha. Un estudio publicado en Journal of Positive Psychology demostró que un breve periodo de contacto con la naturaleza -5 minutos- provoca un impacto positivo en nuestro estado de ánimo. 

En una sociedad donde la familia se ve afectada por constantes presiones de la rutina diaria, tener la posibilidad de deleitarnos con el medio natural y realizar vida en comunidad con nuestros hijos, es como un oasis en medio de un desierto de obligaciones. 

Y si hablamos de nuestros hijos, los entornos naturales le entregan una excelente oportunidad de crecimiento. De hecho, según la Universidad de Derby y The Wildlife Trusts, los niños que comparten en el mundo natural mostraron aumentos de la autoestima, su creatividad y de la capacidad de asumir riesgos. 

Además, en algunos casos, la naturaleza puede mejorar síntomas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), ya que les entrega estímulos calmantes, lo que los ayuda a concentrarse.

El Arte de Vivir en equilibrio

Una de las variables que mide el Índice de Calidad de Vida Urbana son las condiciones del medio ambiente. No podemos pensar en un buen hogar si no cuenta con la cercanía a espacios donde nuestra alma pueda reconectarse con su esencia natural.

Es por eso que los departamentos en Coquimbo, dispuestos en el proyecto Alto Hacienda de Inmobiliaria Nova, se preocupan por ofrecer a sus residentes ambientes pensados para la vida en familia y el contacto con la naturaleza.

Sus unidades se encuentran ubicadas dentro de un condominio que cuenta con 25.000 m2 de parque recreativo y áreas verdes, piscinas, quinchos, ciclovías, multicancha, además de recintos diseñados para aumentar la entretención y el compartir en familia.

Por otro lado, sus huertos comunitarios permiten realizar actividades gratificantes que nos acercan aún más a la naturaleza y ayudar a promover relaciones familiares sanas. Cuando los demás vecinos participan de las actividades en el huerto, se fomenta un auténtico sentido de comunidad, construyendo una atmósfera de paz, tranquilidad y armonía. Es el mejor regalo que podríamos desear para nuestra familia.

En una sociedad donde la familia se ve afectada por constantes presiones de la rutina diaria, tener la posibilidad de deleitarnos con el medio natural y realizar vida en comunidad con nuestros hijos, es como un oasis en medio de un desierto de obligaciones. 

Y si hablamos de nuestros hijos, los entornos naturales le entregan una excelente oportunidad de crecimiento. De hecho, según la Universidad de Derby y The Wildlife Trusts, los niños que comparten en el mundo natural mostraron aumentos de la autoestima, su creatividad y de la capacidad de asumir riesgos. 

Además, en algunos casos, la naturaleza puede mejorar síntomas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), ya que les entrega estímulos calmantes, lo que los ayuda a concentrarse.

La preocupación por lo sostenible

La arquitectura y la construcción sostenible es una tendencia que busca ejecutar obras que tengan un menor impacto medioambiental. Entre los departamentos en Coquimbo, los de Alto Hacienda están construido con terminaciones sostenibles y tecnologías limpias, como termo paneles solares y luminaria LED que contribuyen a cultivar un estilo de vida en consonancia con la naturaleza.

Porque la familia es lo primero, no debes dejar de escoger departamentos con todo lo necesario para que tú y tu familia disfruten de una vida integral y en equilibrio con la naturaleza.

×